Usted está utilizando un navegador obsoleto. Por favor, actualice su navegador para mejorar su experiencia.

You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Vidrio laminado

El vidrio laminado consiste en la unión de varias láminas de vidrio de cualquier grosor, mediante películas intermedias realizadas con materiales plásticos translúcidos. Estas películas se fabrican en la mayoría de casos con butiral de polivinilo (PVB), etilvinilacetato (EVA) y con resinas activadas por luz ultravioleta o simplemente por la mezcla de sus ingredientes.

Estas películas pueden ser transparentes, translúcidas, de colores (en algunas ocasiones los colores pueden haberse aplicado directamente sobre la ardilla del vidrio, aunque normalmente se suele colorear la lámina) e incluir prácticamente de todo: papel con dibujos, diodos LED, telas, etc. También pueden recibir un tratamiento acústico y de control solar.

Propiedades del vidrio laminado.

Su propiedad más destacable es que, en caso de fractura, la película de material plástico evita que se desprendan fragmentos de vidrio, mejorando considerablemente su comportamiento mecánico en caso de impacto y evitando el peligro que conlleva la proyección de las astillas de vidrio. Esto es posible gracias a sus láminas o espesor (PVB).

A mayor número de láminas más se retarda la posibilidad de intrusión, aumentando drásticamente la seguridad para las personas y objetos que se encuentran bajo el techo. La normativa UNE-EN 356 clasifica estos vidrios en una escala de niveles dependiendo de la resistencia al impacto.

El vidrio laminado es también conocido como vidrio de seguridad, aunque este es solo uno de los tipos que existen en el mercado y no todos los vidrios de seguridad (como los templados) son necesariamente laminados.

Vidrio laminado

El vidrio laminado consiste en la unión de varias láminas de vidrio de cualquier grosor, mediante películas intermedias realizadas con materiales plásticos translúcidos. Estas películas se fabrican en la mayoría de casos con butiral de polivinilo (PVB), etilvinilacetato (EVA) y con resinas activadas por luz ultravioleta o simplemente por la mezcla de sus ingredientes.

Estas películas pueden ser transparentes, translúcidas, de colores (en algunas ocasiones los colores pueden haberse aplicado directamente sobre la ardilla del vidrio, aunque normalmente se suele colorear la lámina) e incluir prácticamente de todo: papel con dibujos, diodos LED, telas, etc. También pueden recibir un tratamiento acústico y de control solar.

Propiedades del vidrio laminado.

Su propiedad más destacable es que, en caso de fractura, la película de material plástico evita que se desprendan fragmentos de vidrio, mejorando considerablemente su comportamiento mecánico en caso de impacto y evitando el peligro que conlleva la proyección de las astillas de vidrio. Esto es posible gracias a sus láminas o espesor (PVB).

A mayor número de láminas más se retarda la posibilidad de intrusión, aumentando drásticamente la seguridad para las personas y objetos que se encuentran bajo el techo. La normativa UNE-EN 356 clasifica estos vidrios en una escala de niveles dependiendo de la resistencia al impacto.

El vidrio laminado es también conocido como vidrio de seguridad, aunque este es solo uno de los tipos que existen en el mercado y no todos los vidrios de seguridad (como los templados) son necesariamente laminados.

Amplia gama de paneles de vidrio, policarbonato y aluminio.